Preacher

Exchange

Homilías Dominicales

Please support the mission of
the Dominican Friars.

HOME
FIRST IMPRESSIONS
1st Impressions CD's
Stories Seldom Heard
Faith Book
General Intercessions
Volume II
Come and See!
Homilías Dominicales
Palabras para Domingo
Catholic Women Preach
Breath Of Ecology
Homilias Breves
Daily Reflections
Daily Homilette
Daily Preaching
Face to Face
Announcements
Book Reviews
Justice Preaching
Dominican Preaching
Preaching Essay
Quotable
Archives
The Author
Resources
Donations

Homilías Dominicales Archivo

Impresora amigable

XVII Domingo Ordinario (ciclo B) – 18 de julio de 2021

2 Reyes 4, 42-44 / Salmo 144 / Efesios 4, 1-6 / Juan 6, 1-15


 

 

El

XVII

Domingo

(B)

Tantas veces que hemos proclamado y escuchado esta lectura del capítulo seis del evangelio según san Juan y es fácil caer en la misma trampa de solo pensar en el prodigio milagroso que hizo Jesús al multiplicar los panes y peces y dárselos a miles de personas. ¿Una maravilla? Cierto. ¿Una expresión de amor y de preocupación por el bienestar del pueblo? Absolutamente. ¿Un hecho visto y experimentado por una muchedumbre? Claro que sí. ¿Un signo y una prueba actual comprobando que Dios estuvo en medio de ellos brindándoles una gran bendición? Nuevamente sí.

 

Pero si preguntamos si fuera un hecho comprendido y sinceramente apreciado por las mismas personas la respuesta será negativa, lastimosamente no. Este milagro de Jesús relatado en el evangelio según san Juan y en los demás evangelios parece ser como un milagro entre muchos y que frecuentemente las personas presentes y testigos no reconocieron lo que en verdad estaba ocurriendo mucho menos el verdadero significado del hecho. Cada milagro de Jesucristo fue y es una expresión del amor de Dios para demostrarnos su bondad y cercanía. Es triste que las personas no comprendieron el significado de aquel hecho milagroso y otros, pero quizá la tristeza más grande es la falta de gratitud ante ellos y otras semejantes bendiciones de la mano de Dios. 

 

Muchos allí estuvieron dispuestos de comer, pero no tan dispuestos de ser alimentado. Comieron de ser saciados y colmados en el cuerpo, pero espiritualmente quedaron vacíos. Sintieron el dolor del hambre en el estómago, pero no reconocieron mucho menos comprendieron el sufrimiento del alma. Experimentaron un vacío por dentro pero no lo pensaron como una falta y no sabían cómo satisfacerlo de verdad.

 

El reconocido autor padre Ignacio Larrañaga, escribe, “Si existe la sed, tiene que existir una fuente.”  Siguiendo su línea, nosotros podemos pensar, “Si existe el hambre, tiene que existir el alimento.” Además, si existe un hambre verdadera de Dios debe existir la manera de ser alimentado y nutrido. El Señor nos da el anhelo y la respuesta y la solución. Sin embargo, la existencia de semejante necesidad no basta. Debemos reconocerla como una falta y un vacío que exige un remedio y buscar la fuente necesaria que es capaz de ayudarnos. Además, la necesidad debe generar el deseo de encontrar una solución y un verdadero alivio.  

 

Aunque en aquel momento Jesús respondió en una manera que obedeció a las necesidades actuales de la gente, debemos recordar que a veces su respuesta es para tratar una falta que no hemos percibido claramente y que no hemos aceptado como una necesidad nuestra. A veces somos nosotros las personas que están pasando hambre y que están perdiendo la vista espiritual necesaria de reconocer semejante vacío.  La verdadera bendición es recibir lo justo y necesario de la mano de Dios; la verdadera felicidad es reconocer la necesidad nuestra que el busca ayudar y agradecerlo por satisfacerla y por preocuparse de nosotros.

 

Ser discípulo verdadero es estar atento a lo que Dios hace en nuestro entorno para nuestro bien y hacer el esfuerzo de actualizarlo como un hecho de amor que demuestra que estamos atentos a las necesidades verdaderas del prójimo.

 

Paz y bien,

Padre fray Charles Johnson, OP
 


 

Para la información sobre cómo a darse de baja, suscriba y termine la

información sobre nuestros servicios vaya a http://www.preacherexchange.com

 

Semana 1 "Sr. Kathleen Maire  OSF"  <KathleenEMaire@gmail.com>

Semana 2 "fr. Carlos Salas, OP" <csalas@opsouth.org>

Semana 3 "Carmen Mele, OP"  <cmeleop@yahoo.com>

Semana 4 "Charlie Johnson, OP" <cjohnson@opsouth.org>

Semana 5 "Fr. Jorge Rativa OP" <jrativa@opsouth.org>


Homilías Dominicales mailing list:

List Management: "Fr. John Boll, OP" <preacherexchange@att.net>


Homilías Dominicales Archivo
XVII DOMINGO XVI DOMINGO XV DOMINGO XIV DOMINGO XIII DOMINGO XII DOMINGO


HOME Contact Us Site Map St. Dominic

© Copyright 2005 - 2021 - Dominican Friars