1. -- Carmen Mele, OP <cmeleop@yahoo.com>

2. -- Padre Jude Siciliano, OP <frjude@judeop.org>

 

*****************************************************
1.
*****************************************************

 

Carmen Mele, OP <cmeleop@yahoo.com>

 

****************************************************
2.
*****************************************************

“PRIMERAS IMPRESIONES”
DOMINGO 17
(B) 28 de julio de 2024

2 Reyes 4: 42-44; Salmo 145;
Efesios 4: 1-6; Juan 6: 1-15

por Judas Siciliano, OP


Queridos predicadores:

 

Hoy Jesús organiza un picnic para 5000 personas hambrientas. Lo que suscita en nosotros la misma pregunta que se hicieron sus discípulos al ver la multitud hambrienta y sus escasos víveres, los cinco panes y los dos peces que tenían para ofrecer: “… ¿Pero de qué les sirve esto a tantos?” ¿Alguna vez ha sentido que el problema al que se enfrenta es demasiado para manejarlo por su cuenta? ¿O incluso más de los que los más cercanos a usted pueden ayudarle a gestionar? Eso es lo que debieron sentir aquellos discípulos al enfrentarse a los 5.000 hambrientos.

Durante este año litúrgico hemos estado escuchando lecturas del evangelio de Marcos. Pero hoy hemos pasado a John como lo haremos durante muchos de los domingos restantes del verano. La multiplicación de los panes se narra seis veces en el Nuevo Testamento. Cada evangelista cuenta la historia con variaciones para satisfacer sus necesidades. Pero en el fondo es la misma historia y la cantidad de veces que se narra enfatiza su importancia para la iglesia primitiva y, por supuesto, para nosotros. Veamos por qué.

Las historias de la multiplicación difieren, característica de los buenos narradores. Cada uno tiene características que se basan en sus tradiciones religiosas. Los detalles varían, pero las verdades en el fondo son las mismas. En la versión de Juan, la historia se hace eco de la narración eucarística. Si buscamos la institución de la Eucaristía en su relato de la Última Cena, no la encontraremos. Lo que sí escuchamos, en su versión de la Cena, es el lavatorio de los pies de los discípulos. Al centrarse simplemente en el lavatorio de los pies en el lugar donde esperamos escuchar las palabras de la institución de la Eucaristía, Juan sugiere que nosotros, que comemos el pan de la presencia de Cristo, debemos servir humildemente a las necesidades de los demás. Como hizo Cristo cuando lavó los pies de sus discípulos.

Pero si queremos aprender otra “visión” de la Eucaristía la encontraremos en el relato de Juan sobre la multiplicación de los panes. Tenga en cuenta que Jesús es el primero en ver las necesidades de la multitud. Tienen hambre, están lejos de casa y no tienen otros recursos. Le pregunta a su discípulo Felipe: “¿Dónde podemos comprar suficiente comida para que coman?” Philip responde como lo haríamos nosotros cuando enfrentamos una necesidad que no podemos resolver por nuestra cuenta. “Doscientos jornales de comida no bastarían para que cada uno tuviera un poco”. ¡Un poco!" Espera, Felipe, Jesús no es tacaño en lo que puede proveer para nuestra hambre. Juan nos dice que tenían más que suficiente para comer. El Dios que Jesús nos revela es abundante en misericordia, compasión, perdón y alimento.

En otras historias de milagros, cuando una persona con una necesidad grave se acerca a Jesús y expresa fe en su capacidad para ayudarlo, él lo hace. Pero en la historia de la multiplicación, la multitud hambrienta no le pide comida a Jesús. Jesús ve su necesidad antes de que lleguen a él. Pero pensé que había que ser creyente para recibir ayuda de Jesús. No en la historia. El Dios que Jesús nos está revelando toma la iniciativa para alimentar nuestras hambres. Lo que sugiere que Dios ya nos está ayudando en los lugares necesitados de nuestras vidas. ¿Hemos notado esa ayuda, aunque no hayamos pensado en pedirla? ¿O hemos pedido y estamos recibiendo ayuda de maneras sorprendentes e inesperadas?

La respuesta de Felipe a la pregunta de Jesús: "¿Dónde podemos comprar suficiente comida para que coman?" indica que no cree que tengan los recursos necesarios para alimentar a una multitud tan grande. Entra Andrés: quien le presenta a un niño cinco panes de cebada y dos peces. Y añade: “… ¿pero de qué le sirven a tanta gente?” Nuestros recursos a menudo no parecen ser suficientes para abordar la enormidad de nuestras necesidades. Tenga en cuenta que los cinco panes y los dos peces son una pista para los lectores bíblicos. El número siete simboliza la integridad. Es como si Juan le dijera al lector: “Mantén los ojos abiertos, algo está por suceder. Dios está a punto de hacer algo realmente satisfactorio”.

En este punto, la historia expresa nuestras graves necesidades y nuestra incapacidad para abordarlas: grandes hambres y nuestros mínimos suministros y capacidades para hacer algo al respecto. Pero en la historia Jesús toma el control. Pide a la gente “reclinarse”. Esta no será una comida apresurada que simplemente satisfaga los estómagos hambrientos. Será una fiesta que no sólo les dará de comer, sino que también les dará la oportunidad de reflexionar sobre el origen de tan abundante alimento. Sobraron 12 cestas de mimbre, comida más que suficiente. El nuestro no es un Dios tacaño y tacaño.

¿No es irónico que sea un niño quien tenga el alimento necesario para el milagro? Ninguno de los adultos tiene lo que se necesita, pero un niño sí. ¿Representa el niño nuestra propia vulnerabilidad y nuestros recursos limitados para abordar las situaciones de necesidad que enfrentamos? ¿O debería hacer lo que hace Jesús en la historia: dar gracias y compartir lo que tengo con los demás? Entonces podría notar cómo Dios multiplica, de manera sorprendente, incluso las pequeñas ofrendas. La multitud se llena con el alimento que Dios proporciona y también experimenta la compasión de Dios por ellos en su necesidad.

Los judíos conversos que escucharon por primera vez el relato de Juan sobre el milagro habrían escuchado ecos de la historia de sus antepasados: cómo Dios los libró del cautiverio, los condujo durante 40 años a través del desierto y los alimentó con pan todos los días, un día a la vez. La gente sabía que el pan que estaban a punto de comer era de Dios porque Jesús “dio gracias” por ello.

Hay personas en todo el mundo, en nuestro entorno inmediato, incluso en la mesa de la cena, que tienen necesidades físicas y emocionales. Podríamos sentirnos inadecuados para ayudarlos. Sin embargo, damos gracias a Dios por lo que tenemos y, con confianza en nuestro Dios generoso, lo compartimos con ellos: nuestra presencia, una palabra de amor y cuidado, recursos y nuestras oraciones. Dios puede sorprendernos y multiplicar “el pan” que ofrecemos a quienes tienen el estómago y el espíritu hambrientos.

Cuando Jesús alimentó a la multitud, les enseñó sobre el amor incondicional de Dios. El único requisito previo que debían tener para recibir la comida era el hambre. Los primeros cristianos que se reunieron para partir el pan y compartir la copa, al escuchar la historia de Juan sobre la multiplicación, habrían recordado que debían satisfacer el hambre de los necesitados. Eso es lo que Dios vio y eso es lo que Jesús alimentó y los que hoy estamos en la mesa debemos hacer lo mismo por los demás.

 

Haga clic aquí para obtener un enlace a las lecturas de este domingo:

https://bible.usccb.org/bible/readings/072824.cfm

 

Padre Jude Siciliano, OP <frjude@judeop.org>