LA ASCENSIÓN DEL SEÑOR

 

16 de mayo de 2021

 

(Hechos 1:1-11; Efesios 4:1-13; Marcos 16:15-20)


 

Hace un año hubo muchas manifestaciones después el asesinato de George Floyd.  En medio del alboroto el jefe policial de una ciudad sureña hizo un reto al público. Preguntó: ¿cuándo mostrarán la preocupación por los homicidios que ocurren en sus propios barrios?  El jefe, un afro americano, tenía en mente a los centenares de familias de la ciudad que cada año pierden a un miembro por la violencia.  Desgraciadamente, a menudo nosotros humanos nos emocionamos sobre los asuntos políticos tal como manifestaciones mientras desconocemos los cotidianos.  Los discípulos de Jesús hacen este tipo de error en la primera lectura.

 

Jesús está dejando a sus discípulos para que se reúna con Dios, su Padre.  Desde el cielo enviará al Espíritu Santo para capacitarlos a ellos relatar al mundo su mensaje.  Sin embargo, ellos en lugar de enfocarse en esta tarea retadora le preguntan sobre la política.  Dicen: “Señor, ¿ahora sí vas a restablecer la soberanía de Israel?”  Por decir esto, tienen en mente el reino de David que incluía la tierra de Israel y los territorios alrededores.  Su preocupación se palidece en comparación de lo que les propone Jesús.

 

Jesús ha sembrado las semillas de un proyecto que cubrirá el mundo entero.  Predicó el Reino de Dios por anunciar su perdón y amor.  Entonces regó el proyecto con su sangre para que tomara raíz en sus discípulos. Ahora después su resurrección manda a sus discípulos que propaguen el mensaje hasta los rincones de la tierra. Han de anunciar el amor de Dios y el resultante perdón de pecados a todos.  Proclamarán a Jesús mismo, la misericordia encarnada de Dios, cuya muerte compensó los pecados de todos.

 

Entonces Jesús asciende al cielo.  Deja a los misioneros con ojos fijados en las nubes.  A lo mejor se están preguntando: ¿cómo vamos a cumplir la misión sin la guía del maestro?  Pero para ayudarles con la misión ha ascendido.  La ascensión de Jesús cumple tres objetivos.  Primero, coloca a él en la derecha de Dios Padre para indicar que tiene el poder para lograr maravillas.  El evangelio cuenta de estas cuando dice que sus apóstoles hablarán lenguas nuevas, cogerán serpientes, beberán venenos, y sanarán a enfermos.  Segundo, de su posición encima de todo enviará al Espíritu Santo.  Los apóstoles se encenderán para predicar el evangelio en tiempo y destiempo.  Sin el Espíritu la evangelización no durará mucho como el bailar sin música.  Tercero, Jesús va a abrir un espacio para el cuerpo humano donde había solo fragancias espirituales.  Con este espacio físico como su destino se motivarán los misioneros a llevar a cabo su tarea.

 

La segunda lectura retrata a Pablo predicando a Cristo desde la prisión.  Porque no puede aparecer en público, entrega el mensaje de la salvación por carta.  Nos da ejemplo de que tenemos que hacer.  Hay que evangelizar, pero no todos por predicar del púlpito.  Algunos, aun la mayoría, predican por sus vidas de caridad.  Una persona hace sándwiches para llevarse a los desamparados.  Otra reza el rosario delante de la clínica de aborto.  Otra pone flores en el santuario para crear un espacio de paz para los misioneros.  Otra muestra el cariño a un niño problemático.  Todos tienen papel en el proyecto, cada uno según su capacidad.

 

Algunos preguntan: ¿Por qué no celebramos la Ascensión en el cuadragésimo día después de la resurrección como dice la primera lectura?  Pero ¿exactamente qué dice la primera lectura: que Jesús ascendió al cuadragésimo día o que estuvo entre sus discípulos unos cuarenta días?  Los cuarenta días son sólo una manera del autor de los Hechos de los Apóstoles para indicar que los discípulos tuvieron un buen rato para conocer a Jesús resucitado.  De todos modos, no vale preocuparnos de esto.  Queremos cumplir la misión que Jesús dejó a nosotros tanto como a los demás de sus seguidores.  Somos para anunciar su amor y perdón de nuestros barrios a los rincones del mundo.  Somos para anunciar su amor y perdón.

 

"Carmen Mele, OP"  <cmeleop@yahoo.com>