Preacher

Exchange

ASCENSIÓN

Please support the mission of
the Dominican Friars.

HOME
FIRST IMPRESSIONS
1st Impressions CD's
Stories Seldom Heard
Faith Book
General Intercessions
Volume II
Come and See!
Homilías Dominicales
Palabras para Domingo
Catholic Women Preach
Homilias Breves
Daily Reflections
Daily Homilette
Daily Preaching
Face to Face
Announcements
Book Reviews
Justice Preaching
Dominican Preaching
Preaching Essay
Quotable
Archives
The Author
Resources
Donations

Homilías Dominicales Archivo

Impresora amigable

SOLEMNIDAD DE LA ASCENSIÓN DEL SEÑOR, 29 de mayo de 2022

(Hechos 1,1-11; Efesios 1,17-23; Lucas 24:46-53)


 

La Fiesta de la Ascensión se celebraba siempre al jueves de la sexta semana de la Pascua.  Pero en la década de 1960 Roma permitió un cambio del día.  En lugar del jueves, se podrían celebrarla al domingo siguiente.  Por supuesto, el papa sabía que San Lucas especifica al cuadragésimo día.  Pero probablemente pensaba en los trabajadores que no pudieran llegar a misa durante la semana. Quería que ellos también participaran en esta gran fiesta.

 

Junto con la Resurrección y el Pentecostés, la Ascensión revela el plan de Dios para cumplir la salvación.  Reconoce como el Resucitado ha sido elevado al más alto del cielo como dice la segunda lectura. Allí con su cuerpo ha establecido un lugar físico como nuestro destino último.  Allí también Cristo pide al Padre que envíe al Espíritu para capacitarnos alcanzar la meta.  Fortalecidos con el Espíritu podemos dar testimonio a Jesús en este mundo a menudo hostil.  Ambos la lectura de los Hechos y el evangelio hoy atestiguan esta misión.

 

En la primera lectura los discípulos siguen mirando los cielos después del ascenso del Señor.  La escena representa una de al menos cuatro modos para vivir la fe cristiana.  Por este modo seguimos mirando el cielo, eso es, hacer nada más que esperar el regreso del Señor.  No nos importa la misión que él nos dejó.  Somos contentos integrarnos en la misa el domingo y en los chismes el lunes.  Como si lleváramos impermeables para cubrir nuestro espíritu, no permitimos que el evangelio penetre nuestras vidas diarias.

 

Otro modo de vivir la fe es hacer lo contrario.  En lugar de quedarnos ociosos, somos demasiado ambiciosos.  Deseamos ver cambios rápidos.  Puede ser que enfoquemos en construir nuevo santuario. O puede ser que queramos iniciar un banco de comida para los pobres. Parece bien, pero si no nos colocamos con la oración, a lo mejor nuestros esfuerzos serán en vano.  La oración no solo pide la ayuda del Señor sino también discierne su voluntad.  Por esta razón los discípulos en la lectura no van predicando inmediatamente.  No, rezan primero para que reciban al Espíritu Santo.

 

El tercer modo para vivir la fe no es anticipado en las lecturas. Sin embargo, es prominente en el mundo actual.  Para aquellos que siguen este modo los discípulos no ven a Jesús ascendiendo al cielo.  A ellos la Ascensión se ha hecho solo un mito para explicar los paraderos del cuerpo de Jesús.  Tampoco creen en la resurrección de entre los muertos y en el Espíritu Santo.  Hay muchos hoy en día que se llaman a sí mismos “católicos” pero no aceptan los principios de la fe. Reclaman la religión como una bodega de costumbres para marcar la vida.  Solo al nacimiento, a la niñez y la adolescencia, y al casarse y a la muerte entrarán la iglesia.

 

San Lucas quiere el cuarto modo para Teófilo, y los ángeles lo recomiendan para los discípulos.  ¡Ojala que sea también lo que nos impulsa adelante!  En ello preparamos con la oración para la misión de proclamar el evangelio. Nos retiramos también para determinar qué son las necesidades y qué podemos hacer.  Entonces implementamos nuestro plan.  Recientemente los Caballeros de Colón han demostrado un ejemplo llamativo.  Con la invasión de Ucrania, los caballeros se unieron con el resto del mundo para rezar por la paz con justicia. Luego recogieron recursos para establecer “Centros de Misericordia” en la frontera entre Polonia y Ucrania.  De allá han dado bienvenido a los refugiados de la guerra.  Les proveen no solo amparo de la hostilidad sino también comida y ropa para sobrevivir.

 

Hemos descrito cuatro modos para vivir la fe.  Hay otros.  Se puede decir que hay muchos caminos en una ciudad.  Pero no es que todos nos lleven al mismo lugar.  Queremos tomar aquellos que nos colocan al lado de Jesús.  En una forma u otra estos caminos pasan por la oración y la misión.  Si nuestro destino último es donde Jesús, nuestro camino es la oración y la misión.

 

"Carmen Mele, OP" <cmeleop@yahoo.com>

 


 

Para la información sobre cómo a darse de baja, suscriba y termine la

información sobre nuestros servicios vaya a http://www.preacherexchange.com

 

Semana 1 "Sr. Kathleen Maire  OSF"  <KathleenEMaire@gmail.com>

Semana 2 "fr. Carlos Salas, OP" <csalas@opsouth.org>

Semana 3 "Carmen Mele, OP"  <cmeleop@yahoo.com>

Semana 4 "Charlie Johnson, OP" <cjohnson@opsouth.org>

Semana 5 "Fr. Jorge Rativa, OP" <jrativa@opsouth.org>


Homilías Dominicales mailing list:

List Management: "Fr. John Boll, OP" <preacherexchange@att.net>


Homilías Dominicales Archivo
XIV DOMINGO XIII DOMINGO CORPUS CHRISTI Santísima Trinidad Pentecostés ASCENSIÓN


HOME Contact Us Site Map St. Dominic

© Copyright 2005 - 2022 - Dominican Friars