Preacher

Exchange

XIII DOMINGO

Please support the mission of
the Dominican Friars.

Palabras para Domingo Archivo

HOME
FIRST IMPRESSIONS
1st Impressions CD's
Stories Seldom Heard
Faith Book
General Intercessions
Volume II
Come and See!
Homilías Dominicales
Palabras para Domingo
Catholic Women Preach
Homilias Breves
Daily Reflections
Daily Homilette
Daily Preaching
Face to Face
Announcements
Book Reviews
Justice Preaching
Dominican Preaching
Preaching Essay
Quotable
Archives
The Author
Resources
Donations

XIII Domingo Tiempo Ordinario (C)

1 Reyes 19: 16, 19-21

Galatas 5: 1, 13-18

Lucas 9: 51-62


 

Es interesante como empieza el Evangelio “Jesús tomó la firme determinación de emprender el viaje a Jerusalén”.  Indica que Jesús sabia que este viaje iba llevarle a su muerte, pero no se dejaba desviar de su misión.  Tuvo la firme determinación de seguir fielmente la voluntad de su Padre.  Y los siguientes versículos del Evangelio demuestra que Jesús busca esta misma clase de determinación de la parte de sus seguidores. 

 

Parece que los discípulos no habían captado el sentido de seguirle a Jesús.  Cuando los samaritanos no quisieron recibirle a Jesús, Santiago y Juan quisieron responder con violencia.  Vieron el insulto que el pueblo hizo a su maestro y respondieron con una intensificación del problema.  Imaginaron que pudieron manipular a Dios según su voluntad.  Habían pasado años con Jesús, escuchándole ofrecer la paz a sus oyentes, y sin embargo cayeron en la trampa de la violencia.  El Evangelio dice simplemente, “Jesús se volvió hacia ellos y los reprendió”.

 

Después hay una seria de encuentros con individuos que querían seguirle a Jesús, pero sin hacer los sacrificios necesarios.   Jesús queda claro, no se puede seguirle a Él sin entregarse totalmente al camino que Dios indica.  Este camino es uno de humildad, servicio, fidelidad y la no violencia.  Tal vez las palabras de Jesús nos suenen duras, pero hay una urgencia de la parte de Jesús.  Ya empieza su viaje a Jerusalén y no hay tiempo por los que no le pueden aceptar. 

 

San Lucas quiere comunicarnos que Jesús estaba totalmente enfocado en el Reino de Dios.  Jesús era profeta; tenía un mensaje urgente.  La gente tenía a alistarse para recibir el Reino de Dios, no en los cielos, sino aquí en la tierra.  Los discípulos tenían que dirigir su atención a su propio ambiente, reconociendo que la transformación de su vida se manifestó en la manera en que estaban tratando con sus vecinos.   Para Jesús, el mensaje era urgente.  Ser discípulo no permite postergar las responsabilidades del Reino hasta una fecha en el futuro.  El momento de entrega es ahora.

 

¿Y cómo es vivir ahora en el Reino?  La segunda lectura nos ayuda a captar el sentido según lo que entendió San Pablo.  Nos dice que Cristo nos ha liberado para que seamos libres.  Eso era noticia totalmente nueva e inesperada.  Los judíos estaban acostumbrados pensar en la ley y sus obligaciones como la voluntad de Dios.  Ahora San Pablo les ofrece la libertad como objeto de su vida religiosa.  Les dice que su vocación es la libertad.  Y para llegar a este punto, tienen que amar a su prójimo como a si mismo. 

    

Pero San Pablo es realista.  Habla de los problemas que existen dentro de la comunidad, especialmente de problema de egoísmo.  Les dice que dejen de morder y devorarse mutuamente.  La paz y el orden tienen que se visible dentro de la comunidad.  Dice que el egoísmo llega a la esclavitud, pero el amor llega a la libertad.  ¡Que imagen más bello!  Por medio del amor al prójimo, llegamos a la libertad de los hijos de Dios. 

 

La pregunta para nosotros es ¿Qué entendemos nosotros de las lecturas?  ¿Podemos sentir la misma urgencia en la voz de Jesús?  A nosotros también nos dice, “Apúrense.  No dejen hasta mañana el amor al prójimo.”  Dejen todo lo que destruye la paz y el orden dentro de la comunidad.  Amanse unos a otros.  El Reino empieza hoy con las acciones de cada uno aquí presente.  Y viviendo según la visión del Reino, llegaremos a la perfecta libertad.


Palabras para Domingo Archivo
XIV DOMINGO XIII DOMINGO CORPUS CHRISTI TRINIDAD Pentecostés ASCENSION


HOME Contact Us Site Map St. Dominic

© Copyright 2005 - 2022 - Dominican Friars