Preacher

Exchange

14 DOMINGO

Please support the mission of
the Dominican Friars.

Homilías Dominicales Archivo

Impresora amigable

HOME
FIRST IMPRESSIONS
1st Impressions CD's
Stories Seldom Heard
Faith Book
Volume II
Come and See!
Homilías Dominicales
Palabras para Domingo
Catholic Women Preach
Breath Of Ecology
Homilias Breves
Daily Reflections
Daily Homilette
Daily Preaching
Face to Face
Announcements
Book Reviews
Justice Preaching
Dominican Preaching
Preaching Essay
Quotable
Archives
The Author
Resources
Donations

Homilías Dominicales

7.05.20

XIV DOMINGO - 2020

Zacarías 9: 9-10

Romanos 8: 9, 11-13

Mateo 1: 25-30


 

Las bellas palabras de Jesús en el Evangelio parecen perfectas para el principio de julio cuando estamos aprovechando del buen tiempo y la belleza de nuestros jardines.  Los últimos meses han sido duros- debido a la pandemia, la perdida de trabajos, el cambio de rutina para los niños, el miedo de estar en contacto con otros, las reglas acerca de visitas en el hospital, y también la violencia de las calles. Seguro que muchos que oyen la lectura hoy piensan que se encuentran entre los que están fatigados y agobiados por la carga, y seguro que todos buscamos alivio.   

 

Por todo eso, estamos agradecidos por el mensaje del Evangelio.  Es verdad que no han desaparecidos todos los problemas, pero el Evangelio nos invita a poner al lado nuestras preocupaciones y sentir un poco de paz y tranquilidad.  Ojalá que podamos respirar más profundamente y crear un espacio para entrar en la contemplación de la bondad de Dios.  Es una oportunidad para descubrir de nuevo que Dios es un Padre que nos ama profundamente.  

 

Cuando miramos el Evangelio de San Mateo, descubrimos que Jesús habló estas palabras después de fracasar en una serie de ciudades de Galilea.  Él había hecho muchos milagros, pero no respondió bien la gente.  Se quedaron duros de corazón.  Pero en vez de sentirse desanimado, Jesús se reúne con los suyos y emite una acción de gracias.  “Te doy gracias, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque has escondido estas cosas a los sabios y entendidos, y las has revelado a la gente sencilla!” 

 

Jesús da gracias que se encuentra otra vez entre gente sencilla, entre los que no tienen doblez, los de corazón amplio, los que no tiene ánimo de complicar las cosas.  Él se alegra de estar entre los que son abiertos, los limpios de corazón, los pobres, los disponibles.  Esta es la gente capaz de acoger el mensaje de Jesús.  Es la gente que entiende que le faltan muchas cosas, que no tienen todas las respuestas, que no se llenan de sí mismo y se encierren con su dinero, su inteligencia, con sus buenas calidades.  Es la gente humilde, abierta a escuchar algo nuevo.

 

Es a esta gente que Jesús se dirige con su invitación, “Vengan a mí, todos los que están fatigados y agobiados por la carga, y yo los aliviaré”.  Jesús no les promete que puede cambiar las circunstancias de su vida, ni que puede resolver sus penas.  Pero si, promete que les va a acompañar, que va a estar a su lado y les va a ofrecer descanso.  El no viene como jefe poderoso ni exigente.  Viene a acompañarlos, viene manso y humilde de corazón.  No hay que tener miedo.  Jesús no es juez, es compañero de camino.

 

Que buena noticia.  No caminamos solos.  A veces nos parece que nadie puede entender lo malo por lo cual estamos pasando.  Mismo los seres queridos no comprenden el nivel de nuestro dolor, la profundidad de nuestra tristeza, el vacío de nuestro corazón.    Pero Jesús, sí.  Tenemos sus palabras, “Vengan a me, todos los que están fatigados y agobiados por la carga, y yo los aliviaré.  Desde nuestro trabajo, desde la lucha de cada día, desde el esfuerzo constante, tenemos la certeza de que el Señor nos acompaña.  

 

Y el yugo que debemos tomar es la carga del amor.  Esta carga nos compromete a compartir con los demás.  Pero también nos regala una energía inmensa, una esperanza que no se quita y una confianza que nos deja feliz a lo más profundo del corazón.   Les invito que tomen un momento durante esta semana para meditar estas palabras de Jesús y dejar entrar en su corazón su sentido tan profundo.


"Sr Kathleen Maire  OSF"  <KathleenEMaire@gmail.com>


 

Para la información sobre cómo a darse de baja, suscriba y termine la

información sobre nuestros servicios vaya a http://www.preacherexchange.com

 

Semana 1 "Sr Kathleen Maire  OSF"  <KathleenEMaire@gmail.com>

Semana 2 "Tu reflejo podría estar aquí." <Email: frjude@judeop.org>

Semana 3 "Carmen Mele, OP"  <cmeleop@yahoo.com>

Semana 4  "Charlie Johnson OP" <cjohnson@opsouth.org>

Semana 5  "Fr. Jorge Rativa OP" <jrativa@opsouth.org>


Homilías Dominicales mailing list:

List Management: "Fr. John Boll, OP" <preacherexchange@att.net>


Homilías Dominicales Archivo
14 DOMINGO 13 DOMINGO 12 DOMINGO Cuerpo y Sangre Trinidad Pentecostés


HOME Contact Us Site Map St. Dominic

© Copyright 2005 - 2020 - Dominican Friars