Preacher

Exchange

CRISTO REY

Please support the mission of
the Dominican Friars.

Palabras para Domingo Archivo

HOME
FIRST IMPRESSIONS
1st Impressions CD's
Stories Seldom Heard
Faith Book
General Intercessions
Volume II
Come and See!
Homilías Dominicales
Palabras para Domingo
Catholic Women Preach
Breath Of Ecology
Homilias Breves
Daily Reflections
Daily Homilette
Daily Preaching
Face to Face
Announcements
Book Reviews
Justice Preaching
Dominican Preaching
Preaching Essay
Quotable
Archives
The Author
Resources
Donations

Cristo Rey 2020

 

Ezequiel 34: 11-12, 15-17

1 Corintios 15: 20-26, 28

Mateo 25: 31-46


 

Hoy terminamos el Año Litúrgico y en mismo tiempo la Iglesia nos invita a celebrar la Fiesta de Cristo Rey.  Es como después de recordar y celebrar todos los eventos de la vida de Cristo, llegamos a reconocer que el Cristo Resucitado queda entre nosotros en toda su gloria y su poder.  El ha venido compartiendo la vida humana en todas sus formas, en sus alegrías y en sus penas, en sus esperanzas y sus decepciones, en todas las realidades, hasta la muerte.  Pero sabemos que Cristo ha vencido la muerte y reine para siempre, invitándonos a compartir el poder de su resurrección.

 

La primera lectura nos enseña lo que Dios quiere para su gente.  El profeta explica por medio de una imagen de ovejas que el pastor quiere un mundo tranquilo, seguro, donde cada uno tiene lo necesario para la vida.  Utilizando lenguaje de cariño, explica que el pastor pasa sus días buscando a los perdidos, curando las heridas de los golpeados, cuidando a los débiles y asegurando que todos tienen suficiente agua y comida.  Es un retrato de ternura que el profeta ofrece a la gente.  Entendemos que es la visión que Dios tiene para nosotros también. 

 

Es lo mismo que encontramos en el Evangelio.  Según San Mateo, cuando Cristo viene en su gloria, acompañado de todos sus ángeles, está buscando un mundo donde los necesitados tienen lo necesario para su vida: comida, agua, ropa, visitas, compañía, apoyo y consuelo.  Ahora Cristo espera que su pueblo, como individuos y como comunidad, provea estas cosas a los pobres.  El dice claramente que es la condición para entrar en el cielo.  Así, Jesús está eliminando las dudas y temores de la gente de cuanto a la ley y su cumplimiento.  El precio de entrada en el Reino es cuidar a los necesitados y actuar como el buen pastor de la primera lectura. 

 

Este Evangelio sirve a la vez como un consuelo y un desafío.  Es un consuelo porque no tenemos que hacer grandes cosas para ganar la salvación.  Dios reconoce todo lo que hacemos a otros como si se lo hiciéramos a él mismo. Pensando en nuestros parientes fallecidos y reconociendo su bondad con nosotros y con otros, vemos que ellos, seguro, están con Dios.  Y vemos las posibilidades que existen para nosotros.  Porque hoy en día, casi no existe comunidades donde no hay necesitados, o sea la persona de Cristo escondido.  Como dijo un teólogo importante, (von Balthasar), en lo más desdichado de nuestros hermanos, encontramos a Cristo, nuestro juez.  

 

Pero este Evangelio sirve como un desafío también.  Tenemos que actuar no solamente como individuos, sino como comunidad. .  Somos parte de la Iglesia católica, una Iglesia que en décadas recientes, tiene un fuerte mensaje de justicia social.  Las cartas de los Obispos exhortan acción en favor de los hambrientos, sedientes, presos y oprimidos.  Este Papa hable constantemente de nuestra responsabilidad de cuidar a los pobres. La Iglesia también tiene que reconocer su responsabilidad para actuar, so solamente hablar.  Creo que en todo el Evangelio, no hay juicio más fuerte contra los que ignoran a los pobres.     

 

Entonces, llegamos a esta Fiesta de Cristo Rey, dando gracias que somos parte del pueblo de Jesús Resucitado. Damos gracias por la linda visión del Reino que encontramos en la primera lectura.  Damos gracias por la sabiduría de saber dónde encontrar a Dios en nuestros días.  Y damos gracias por la posibilidad de servir a Cristo en la persona de los pobres.
 


"Sr. Kathleen Maire  OSF"  <KathleenEMaire@gmail.com>


Palabras para Domingo Archivo
ADVIENTO II ADVIENTO I CRISTO REY 33 DOMINGO 32 DOMINGO TODOS LOS SANTOS


HOME Contact Us Site Map St. Dominic

© Copyright 2005 - 2020 - Dominican Friars