Preacher

Exchange

13 DOMINGO

Please support the mission of
the Dominican Friars.

HOME
FIRST IMPRESSIONS
1st Impressions CD's
Stories Seldom Heard
Faith Book
Volume II
Come and See!
Homilías Dominicales
Palabras para Domingo
Catholic Women Preach
Breath Of Ecology
Homilias Breves
Daily Reflections
Daily Homilette
Daily Preaching
Face to Face
Announcements
Book Reviews
Justice Preaching
Dominican Preaching
Preaching Essay
Quotable
Archives
The Author
Resources
Donations

Palabras para Domingo Archivo

6.28.2020

XIII DOMINGO

2 Reyes 4: 8-11, 14-16

Romanos 6: 3-4, 8-11

Mateo 10: 37-42


 

El mensaje de Jesús es muy concreto.  Especialmente en el Evangelio de San Mateo, encontramos ejemplos de cómo vivir como seguidores del Señor.  Jesús se identifica con sus discípulos, con los necesitados, con los humildes.  Él dice, “Quien los recibe a ustedes, me recibe a mí; y quien me recibe a mi, recibe al que me ha enviado.”  Jesús va más adelante cuando dice, “Quien diere, aunque no sea más que un vaso de agua fría a uno de estos pequeños, por ser discípulo mío, yo les aseguro que no perderá su recompensa.”

 

Lo difícil para los cristianos es tomar en serio el mensaje.  Es muy posible escuchar las palabras de Jesús, entender que tenemos la obligación de tratar a otros como hijos de Dios, y después limitarnos a aplicar el mensaje a los que nos parece.  No tenemos problema en tener compasión por nuestros familiares y vecinos, pero quedamos traumatizados pensando que tenemos la misma obligación hacia gente de otra raza, color, o religión.  En muchas situaciones, es el miedo que dirige nuestros pensamientos y acciones.   

 

Esta realidad se ve en la violencia de algunos miembros de la policía hacia gente de color.  Puede ser que estos hombres son buenos y generosos dentro de su familia, pero en la calle, se dejan llevan por los prejuicios.  Reaccionan con violencia porque han interiorizado los estereotipos que quedan dentro de la cultura.  Es la totalidad de las palabras que escuchamos como niños, los retratos que tenemos de gente “buena” y gente “mala”, los mensajes que nos dan la propaganda de las autoridades y el miedo que tenemos del “otro”.  Nadie nos enseña a odiar a otros.  Es algo que aprendemos de la realidad en la cual participamos.  

 

En este país, el pecado social de racismo queda mayormente en la gente blanca, y se expresa contra la gente negra.  Pero la comunidad latina es recipiente de este pecado en muchas maneras- en la educación de los hijos, en la falta de oportunidades para buenos trabajos, en la falta de servicios sociales, en la vivienda, y muchas cosas más.  Debemos reconocer el racismo cuando lo vemos, lo escuchamos, o lo sufrimos de esto.  

 

Un autor, sacerdote y profesor, nos dice:

La vida social está hecha por seres humanos.  La sociedad en la que vivimos es el resultado de opciones y decisiones humanas.  Esto significa que los seres humanos pueden cambiar las cosas.  Lo que los humanos rompen, dividen y separan, podemos, con la ayuda de Dios, también sanar, unir y restaurar.  Lo que es ahora no tiene que ser.  Ahí reside la esperanza.  Y el desafío.  

 

El mensaje de Jesús es claro, pero tan difícil vivir.             

 


"Sr Kathleen Maire  OSF"  <KathleenEMaire@gmail.com>


Palabras para Domingo Archivo
14 DOMINGO 13 DOMINGO 12 DOMINGO Cuerpo y Sangre Trinidad Pentecostés


HOME Contact Us Site Map St. Dominic

© Copyright 2005 - 2020 - Dominican Friars