Preacher

Exchange

Cuerpo y Sangre

Please support the mission of
the Dominican Friars.

HOME
FIRST IMPRESSIONS
1st Impressions CD's
Stories Seldom Heard
Faith Book
Volume II
Come and See!
Homilías Dominicales
Palabras para Domingo
Catholic Women Preach
Breath Of Ecology
Homilias Breves
Daily Reflections
Daily Homilette
Daily Preaching
Face to Face
Announcements
Book Reviews
Justice Preaching
Dominican Preaching
Preaching Essay
Quotable
Archives
The Author
Resources
Donations

Palabras para Domingo Archivo

2020 Cuerpo y Sangre de Cristo

14 de junio de 2020

Deuteronomio 8: 2-3, 14-16

Corintios 10: 16-17

Juan 6; 51-58


Esta linda fiesta que tenemos hoy es una celebración jubilosa de la realidad de que Cristo nos acompaña en nuestra vida ordinaria, a través de las caminatas de nuestra rutina diaria.  Desde el principio, era una fiesta procesional, donde la gente salía a las calles, llevando el sacramento, cantando y bailando.  Muchas veces la procesión incluía partes de la sagrada historia del pueblo, poniendo énfasis en la presencia de Dios entre su pueblo.  Hoy muchas parroquias siguen esta costumbre, saliendo a las calles en procesión.  Lastimosamente, este año no es posible en la mayoría de nuestro país.

 

La primera lectura nos habla de un Dios que actúa como líder y compañero.  Menciona todo lo que sufrió el pueblo, pero les recuerda que Dios le había sacado de Egipto y de la esclavitud, que les había dado agua y maná en el desierto. Este es un mensaje que necesitamos tanto hoy en día.  Cada día recibimos noticias de violencia, sea a manos de la policía o de la gente.  Hay noticias diarias de gente muriendo del virus Covid, especialmente en vecindarios de color.  Leemos de guerra en países que anhelan la paz, de hambre y sequía en regiones arruinadas por la codicia de los ricos, y de odio entre familiares que piden retribución.  Necesitamos la presencia de un Dios que nos promete la paz, que nos asegura del perdón, que nos da un aliento y fuerza, que nos deja su palabra consoladora, que nos consuela con su presencia.

 

El Evangelio también insiste en que Jesús es el pan bajado del Cielo que da la vida eterna.  En su tiempo, Jesús entendió bien que la gente necesitaba este mensaje, y lo necesitamos hoy.  Por muchos de nosotros, nos queda sin el consuelo de la Santa Comunión.  Pero tenemos fe que dentro de poco, las Iglesias estarán abiertas y podemos recibir este maravillo sacramento.

 

Sabemos que en dejarnos la Eucaristía, la Santa Comunión, Jesús nos invita a su mesa, y a una intimidad profunda.  Nos invita como familia, no dejándonos vivir como individuos aislados.  Reunimos en la misa como comunidad de fe y de esperanza.  Es un tiempo de compartir.  Venimos con nuestras ilusiones y nuestras penas.  No tenemos que estar fuertes ni perfectos.  Solo tenemos que reunir con confianza y con humildad.  Venimos no porque somos dignos.  Venimos porque Jesús mismo nos busca y quiere que estemos en la mesa.

 

Hoy la Iglesia nos invita a celebrar este gran misterio del Cuerpo y la Sangre de Cristo.  No tenemos que entender ni el cómo ni el porqué del misterio.  Solo tenemos que agradecerle este regalo generoso de un Dios de bondad.

 

Lo que es más importante es creer que al acercarnos al sacramento, recibimos el Cuerpo y Sangre de Jesús.  La Comunión es el cariño de Jesús hecho visible.  La Comunión es la caricia que Jesús nos extiende.  La Comunión es la consolación que Dios nos ofrece.  La Comunión es la fuerza que Dios nos da para seguir adelante.  La Comunión es el desafío que recibimos para convertirnos en una presencia de amor para los demás.

 

Cuando Jesús caminaba entre la gente, sus palabras tuvieron el poder de cambiar el corazón del pecador; de curar al enfermo; y de animar a los débiles.  Ahora, tenemos el sacramento de su Cuerpo y Sangre para cambiarnos en su misma presencia.  Acerquémonos con confianza.  Es la caricia de Dios para con nosotros.


"Sr Kathleen Maire  OSF"  <KathleenEMaire@gmail.com>


Palabras para Domingo Archivo
14 DOMINGO 13 DOMINGO 12 DOMINGO Cuerpo y Sangre Trinidad Pentecostés


HOME Contact Us Site Map St. Dominic

© Copyright 2005 - 2020 - Dominican Friars