Preacher

Exchange

1 CUARESMA

Please support the mission of
the Dominican Friars.

Palabras para Domingo Archivo

HOME
FIRST IMPRESSIONS
1st Impressions CD's
Stories Seldom Heard
Faith Book
Volume II
Come and See!
Homilías Dominicales
Palabras para Domingo
Catholic Women Preach
Breath Of Ecology
Homilias Breves
Daily Reflections
Daily Homilette
Daily Preaching
Face to Face
Announcements
Book Reviews
Justice Preaching
Dominican Preaching
Preaching Essay
Quotable
Archives
The Author
Resources
Donations

03.01.20

 

I Domingo Cuaresma

 


 

Cada año empezamos la cuaresma con un relato de las tentaciones de Jesús en el desierto.  Es importante darse cuenta de que Jesús fue conducido por el Espíritu al desierto.  El Espíritu le está llevando a un lugar aislado donde Jesús no tiene las distracciones de compañeros, de trabajo, ni de las necesidades urgentes de la gente.  En el desierto, Jesús queda solo con Dios, entrando en una deliberación acerca de los varios caminos que él puede seguir en su misión. El relato nos da una idea de lo que nosotros también tenemos que enfrentar en la vida, varias decisiones acerca de cómo nosotros vamos a proceder durante la vida.  

 

El evangelista nos pinta un episodio dramático entre el diablo y Jesús.  Vemos que hay tres posibilidades que parecen como tentaciones.  Hay la posibilidad de responder a las necesidades de la gente, por ejemplo, dándoles pan.  Con eso, Jesús iba a quedarse muy popular y podría atraer a mucha gente a su mensaje.  Pero Jesús sabía que su misión era satisfacer al hambre espiritual de la gente. 

 

También Jesús hubiera podido enfocarse en signos milagrosos, atrayéndole a la gente por los prodigios, como algunos predicadores de este tiempo.  Pero él sabía que no era bueno usar el poder divino solamente para atraer seguidores.  Y finalmente, Jesús hubiera podido dejarse llevar por el poder físico.  Él hubiera podido confiar en la conquista de tierras, el control de varias razas, el uso de fuerza y violencia para mantener control.  Sabemos que la gente estaba esperando un Mesías que pudo sacarles del dominio de los romanos.  Pero Jesús se entregó a la voluntad del Padre, no a su propia voluntad.       

 

Este evangelio nos demuestra la naturaleza humana en su mejor momento.  Jesús entra en una batalla con estas tentaciones y sale victorioso.   Él rechaza cualquier posibilidad que no está en línea con la voluntad de su Padre.  No se deja distraer con las posibilidades que llevan a su propia popularidad, en la satisfacción de las demandas materiales de la gente o en la idea de que Dios va a destruir los enemigos de Israel.  Se aclara su convicción de que Dios le está llamando a seguir un camino de humildad, de servicio, y de verdad.  Al fin de cuenta, Jesús es capaz de seguir la ruta de la fidelidad, incluyendo el sufrimiento y hasta la muerte que tal camino lleva consigo.  

 

Así podemos entender el Evangelio como buena noticia.  Nosotros también tenemos que pasar por muchas tentaciones en la vida - la tentación de hacer lo menos posible, la tentación de usar medios como la opresión o control, la tentación de buscar la ruta de la popularidad en vez de la fidelidad.  Tantas y tantas tentaciones se nos presentan en la casa, en el trabajo y en la calle.  Pero la buena nueva es que, si buscamos la ayuda del espíritu, podemos vencer y salir de estas tentaciones con la gracia de Dios.     

 

Es verdad que la Cuaresma es un momento para reconocer nuestra debilidad y pecado, pero es también un momento para aprender de nuevo que Dios está lleno de compasión y de misericordia.  Entramos en la Cuaresma atentos no solamente a las debilidades de nuestra alma, pero también los pecados de control y opresión que vemos en el mundo.  Vemos la falta de entrega en los políticos que ponen su propio bien encima del bien del pueblo, especialmente el pueblo hispano.  Vemos la falta de voluntad de ayudar a los inmigrantes que sufren de hambre y de exilio.  Vemos tantos signos de pecado en nosotros y en el mundo.  Tal vez esta Cuaresma, podemos llevar todos estos pecados a los pies de Dios y pedir que su misericordia y compasión nos den la fuerza de ayudar en la resolución de tales conflictos.

 


"Sr Kathleen Maire  OSF"  <KathleenEMaire@gmail.com>


Palabras para Domingo Archivo
Domingo de Ramos 5 CUERESMA 4 CUERESMA 3 CUARESMA 2 CUARESMA 1 CUARESMA


HOME Contact Us Site Map St. Dominic

© Copyright 2005 - 2020 - Dominican Friars