Preacher

Exchange

V DOMINGO

Please support the mission of
the Dominican Friars.

Palabras para Domingo Archivo

HOME
FIRST IMPRESSIONS
1st Impressions CD's
Stories Seldom Heard
Faith Book
General Intercessions
Volume II
Come and See!
Homilías Dominicales
Palabras para Domingo
Catholic Women Preach
Breath Of Ecology
Homilias Breves
Daily Reflections
Daily Homilette
Daily Preaching
Face to Face
Announcements
Book Reviews
Justice Preaching
Dominican Preaching
Preaching Essay
Quotable
Archives
The Author
Resources
Donations

2.07.2021

V DOMINGO

Job 7: 1-4, 6-7

Corintios  9: 16-19, 22-23

Marcos 1: 29-39


 

La pregunta que enfrentamos en las lecturas hoy es una que nos persigue en cada   generación.   ¿Cómo es que gente buena sufre?  Creo que cada uno de nosotros conoce a alguien que deja de asistir a la misa después de ver sufrir a su mamá o a un ser querido.  También conocemos a gente que queda desilusionada porque dice que Dios no había escuchado sus oraciones por alguien que tuvo problema grande.  Estas personas sufren de la misma mentalidad que vemos en el libro de Job.

 

Job era un hombre rico y honrado que pasó por una serie de desgracias, perdiendo sus rebaños, su riqueza, y hasta sus hijos.    Luego él mismo está afligido por una enfermedad muy penosa.  Por esta razón se pregunta por qué le ha pasado a él todo eso y grita a Dios.  Sus amigos vienen tratando de convencerle que el debía de haber pecado, porque Dios castiga a los malvados y premia a los buenos. 

 

A través de todo el libro de Job, vemos la creencia de que Dios tiene que recompensar a los justos y castigar a los malos durante su vida.  Esta creencia trata de poner a Dios a servicio de los hombres.    O sea, si la persona humana actúa en una manera recta, Dios se queda obligado a arreglar los eventos de la historia para que esta persona aproveche de la felicidad.  En misma manera, si la persona actúa de manera mala, Dios se queda obligado a arreglar los eventos para que esta persona sufra. 

 

Al final de la historia de Job, el autor dice que Job no había pecado y que los sufrimientos de su vida no son su culpa.  El autor trata de asegurar a la gente que el sufrimiento no es resultado de la justicia divina.  Pero la gente encontró muy difícil aceptar esta enseñanza, y hasta hoy en día, vemos que muchas personas siguen en esta idea.  Por eso, hay gente que se enojan con Dios, diciendo que Dios no hizo caso a sus oraciones. 

 

En el Evangelio vemos a Jesús  haciendo su ministerio de curar a los enfermos y expulsar  demonios.  La misión de Jesús era enseñar que Dios quería lo mejor para la persona humana- que la voluntad de Dios es que la persona viviera sana y libre de las fuerzas del mal.  En el Evangelio estas fuerzas malas están expresadas como enfermedades y como demonios.  Jesús tiene poder para librar a la persona de estas fuerzas y llevarle otra vez a la comunidad humana.  Por ejemplo, después de la curación, la suegra de Simón Pedro está incluida en las actividades de la casa, y los demás curados entraron en la vida del pueblo.

 

Las lecturas nos dicen que hay sufrimiento, pena y dolor en la vida, pero no son castigos por lo que hemos hecho.  Dios no manda enfermedad como castigo.  La enfermedad llega a los buenos tanto a los malos.  No podemos comprar ni la salud ni la dicha por nuestras acciones.  El sufrimiento es un misterio, un misterio que queda más allá de nuestro entendimiento.  

 

Pero eso no es decir que debemos buscar el dolor, ni verlo como algo bueno.  Mejor dicho, debemos tratar de aliviar el dolor y el sufrimiento, según el ejemplo de Jesús.   Jesús sirve como ejemplo para nuestra vida.  Tenemos que hacer todo lo posible para que cada persona viva sane y libre de los espíritus malos que nos separan de la plenitud de la comunidad humana.  Jesús es la plenitud de la vida, aquí en la tierra como en el cielo.   Durante toda la vida, tenemos que luchar para que esta plenitud este visible como símbolo del Reino de Dios.
 


"Sr. Kathleen Maire  OSF"  <KathleenEMaire@gmail.com>


Palabras para Domingo Archivo
CUARESMA III CUARESMA II CUARESMA I VI DOMINGO V DOMINGO IV DOMINGO


HOME Contact Us Site Map St. Dominic Top Page 1

© Copyright 2005 - 2021 - Dominican Friars